Seleccionar página

Hola!

-Hola

Bailamos?

-Dale

(Suene merengue de Rikarena en el fondo)

Y Tienes novio?

-No

Por qué tan linda y tan sola?

 

___________________

*Silencio ensordecedor.

*Dejo de escuchar la música.

*Me pregunto: “¿Será que a todos los manes les enseñaron las mismas respuestas en un manual?

___________________

 

…Desde esa época, en la que Proyecto Uno, Sandy & Papo, Fulanito y los Ilegales hacían parte de la banda sonora de las fiestas de garaje (y celebraciones de quince’s); no mucho ha cambiado.

Quizá algo en la forma, entonación y el personaje que echa el cuento.

Sin embargo, de fondo, estamos hablando de la misma historia.

 

Señoras y señores, lamento decirles que el tradicional arte de echar piropos, se ha convertido en un triste ejercicio repetitivo, carente de creatividad -y por tanto, de gracia-

 

Con decirles, que se disfruta más del típico:

“Si como camina cocina”, “Tiene más patas que una mesa”, “De dónde se cayó ese angelito”, “Me regala esos ojos pa’ un llavero”… que de esas versiones modernas en las que ni de nuestro nombre se acuerdan.

Simples cuentos, de los que ya nos conocemos sus versiones con gallinas, pollitos, vaqueros y policías.

 

Tanto que dicen todos que quieren ser originales, y ninguno atina a crear una versión memorable.

 

Bueno, aunque yo si tengo una historia “para no olvidar”, pero creo que no por lo motivos correctos.

 

Por allá, como en el 2012 (ese año en el que decían que se iba a acabar el mundo) un chico se me presentó a la salida del colegio.

 

Hola

-mmm, hola

 

*Yo, asustada, porque nadie se me solía presentar en la calle, y porque me daba susto de las monjitas regañonas.

 

 

Ven, lo que pasa es que vinimos a recoger a la hermana de mi amigo, y te vi.

-Mmmjá

Te me pareciste a Avril Lavigne, sólo que ella tiene los ojos más grandes y tú eres más ojerosa.

 

 

*Yo, mientras tanto, en un estado de: “Procesando información”, “buscando respuesta apropiada”

 

Es que a mí me encantan las chicas como vos. Así, flaaacas que parecen con hambre.

 

 

*Yo, muda, sin media palabra en la lengua.

 

 

Me regalas tu teléfono?

 

 

*Yo, asustada y asombrada, escribiendo en un papel mi teléfono. Todo, porque no fui capaz de inventarme una excusa, de cuenta del shock.

 

 

 

Creativo? Checked

Memorable? Checked

Original? Checked  ☑

Repetible? Mmm, lo pongo en duda.

 

Aún así señoras -y, principalmente, señores- esto no es más que una simple invitación a reivindicar el arte de echar piropos.

 

Inspírese, tómese un rato en sacar lo mejor de la gente, explore, pregúntele a los papás y a los abuelitos… y si le queda muy duro, busque entonces una canción bien profunda, y dedíquela.

 

Ya verá que un “piropito” bien echado, es más poderoso de lo que usted cree.