Seleccionar página

Hace un par de semanas se celebró en Colombia el día del profesor. Y yo, “casualmente”, lo celebré iniciando con un nuevo grupo de estudiantes en un diplomado de marketing digital.

Un nuevo grupo, nuevas historias y esta misma “profe” con la intención de hablarles de una vida análoga -que también se mueve en el mundo digital-.

Ahí, llegó mi regalo.
Esta vez, entendí por qué me resuena tanto en el corazoncito, cada vez que escucho la palabra “Profe”.

“Profe”, no es sólo la abreviatura de profesor.
“Profe” es la manera amorosa de develar el verdadero sentido de esa palabra:
Ser “profe”, es ser Pro-fé.

Estar en pro de creer, estar en pro de imaginar, estar en pro de soñar.

Ser profe, se trata de eso: Inspirar.
Seguir creyendo en nuevas maneras de hacer las cosas mejores, más cercanas, más humanas.

Y aunque se supone que mi rol es el de “profe”, me recordaron que también soy la alumna.
A veces se es maestro, a veces aprendiz y la vida se divierte intercambiando los roles para siempre encontrar una manera de enseñarnos.

Estar allí, fue también un recordatorio para seguir escribiendo.
El escribir, no sólo como un ejercicio laboral, sino como mi manera de conectar.

Al escucharlos, comprendo que su historia, es también la mía.
Que cada palabra que les digo, es una palabra que me digo.
Que tenemos mucho en común (entre eso, los miedos)
Que nos estamos preguntando constantemente: ¿Cómo lo hago? , ¿Por dónde empiezo?, ¿Cómo retomo,  si me equivoco?.

Soy “profe” (aunque sea ocasionalmente) porque me encanta traducir historias.
Porque me gusta transformar la información, a palabras simples y comprensibles.
Porque deseo que los conocimientos pueden abrazarse para entenderse. Para hacerse propios. Para convertirse en realidades.
Soy “profe”. Soy pro-fé.
Así que ésta, es una carta para todos los chicos y chicas con quienes he tenido la fortuna de compartir desde hace un par de años en las aulas (y fuera de ellas).
Para los que todavía me dicen: “profe”.
Para los que se acuerdan de mí y los que no.
Para quienes apoyé con una palabra.
…Para todos los que le dan sentido al seguir aprendiendo ( y creyendo).