Seleccionar página

Hoy, los relojes no solo dan la hora.

También reportan llamadas, generan alertas en el calendario, indican los pasos, notifican e mails…

Parece que hoy en día, no está bien ser/hacer sólo una cosa.

 

El reloj, no puede tomarse el tiempo (que es además suyo) para ser un reloj.

Para contar las horas, para recorrerlas, para detallarlas…

 

Debe ser muchas cosas.

Cumplir muchas funciones.

Prestar muchos servicios y evitar así, ser “Insuficiente”

 

Insuficiente con I de Insufrible, Insoportable, Insostenible.

Con I de Insatisfacción, de Inclemencia -y también- de Idiotez

 

Insuficiente, como esa I en roja  -mayúscula- que suele ser la peor pesadilla de los alumnos en la escuela.

 

Insuficiente que significa que aún te falta.

Qué hay un vacío.

Que no estás completo ( y que nunca lo estarás).

 

Y es que al parecer, ya no está bien ser solo un explorador y aprendiz en el mundo.

También debes lucir bien ( y mostrárselo a todos),  tener tu propio negocio, que tu oficina sea la playa, tener un romance de película, nunca enfermarte, jamás sufrir, evitar las ojeras, viajar cada fin de semana, tener algo nuevo que contar siempre, sonreír por todo…

 

Tu día debe convertirse en más que 24 horas.

Debes hacer cosas productivas, eficientes, creativas.

 

Mientras tanto, la simpleza de la vida, se va desvaneciendo.

Porque ya no hay tiempo para ser. Sólo para hacer.

 

Y aunque nos creemos el cuento que “no hay tiempo para perder” -al parecer- lo que no hay, es tiempo para vivir. Vivir de verdad.

Con la montaña rusa de emociones que eso implique.

Aún cuando eso signifique ocultarnos por un rato y parar.

 

La comida ya debe ser rápida.

No hay tiempo para sacar a pasear a tu mejor amigo peludo.

El: “en estos días nos vemos”, jamás se cumple.

No puedes hacer nuevos amigos mientras esperas en una fila.

“Domicilio” es de siempre y no un ocasional.

 

Creo que a veces nuestro reloj, intenta ser también una brújula y pierde su norte.

Creo que a veces “queremos” hacer tantas cosas, que olvidamos simplemente SER.